Estar (2011)

para clarinete, vibráfono y piano


Esta pieza surge de la inquietud por trasladar al plano sonoro algunas ideas incluidas en el libro El pensamiento indígena y popular en América, del filósofo argentino Rodolfo Kusch. Allí se plantea la existencia de “un pensamiento latinoamericano que gira en torno al concepto del estar”, concepto que implicaría “una franca preferencia por la circunstancia” y que constituye la manifestación de un “estilo de ver las cosas” y una “concepción del mundo” opuestos al pensamiento causal y obsesionado por el quehacer y el progreso que define al hombre creado por la burguesía europea (Kusch, 1973) [1].

Dicha traslación no se supone lineal, sino metafórica: la obra no intenta convertirse en la ‘traducción’ musical de un concepto filosófico, pero alude a éste en el aspecto constructivo-formal que sustenta su discurso.

La inquietud es, en todo caso, la de moldear una identidad musical latinoamericana que refleje un ‘modo de ser’ propio a la vez que lo re-inventa, sin resignar modernidad ni ceder a gestos demagógicos.

Descartada de antemano, entonces, la eventual apelación a elementos identificables como ‘regionales’ (e incluyendo en esto a la instrumentación, a los materiales musicales en sí, o a aspectos más externos como, por ej., el nombre que la obra adoptara) y con la firme determinación de evitar toda referencialidad que banalizara la idea de ‘lo americano’, se buscó establecer un diálogo con cierto carácter propio de nuestra región y nuestros pueblos, dejando que éste se adueñara del clima general de la obra e impregnara el discurso musical mismo y ya no sus elementos exteriores.

A partir de esta premisa se concibió la idea de una música fuertemente repetitiva que, en lugar de avanzar o progresar a partir de materiales básicos o motivos generadores, simplemente está: una música estática y fundamentalmente expositiva, que permanece girando sobre sí misma y moviéndose alrededor de unos pocos elementos que se repiten sin desarrollo o que son sometidos sólo a mínimas variaciones.

La idea de estatismo y de “preferencia por la circunstancia” está presente también en el plano de la notación: la obra prescinde de una partitura general tradicional, para asignar a cada ejecutante una parte individual con sentido completo por sí misma y unas pocas instrucciones para ensamblar su parte con la otra. Así las cosas, los ejecutantes también están, en un espíritu que remite más a un ‘encuentro de caminos’ que a la suma de partes que componen un todo.

 

[1] Kusch, Rodolfo. El pensamiento indígena y popular en América. Instituto de Cultura Americana, Buenos Aires, 1973.