Como una luna en el agua (2014)


El nombre de esta pieza proviene del capítulo siete de la novela Rayuela, de Julio Cortázar: "[…] Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua". La idea de reflejo, implicada en el título, cumple un rol clave en la estructura de la obra como factor de organización en los niveles macro y micro de la forma. Diversos pasajes están basados en las primeras siete notas de la parte de piano de Pierrot Lunaire de Arnold Schoenberg.